Imagen
0

Bonus track. Foto ilustrada en SGAE Actúa.

 

Inevitable recordar que detrás de esa mole del Centro socio Cultural de Vite, queda el edificio donde tantas veces me encontré par ensayar con Serginho Sales, el pianista brasileño que tuvo nómina en Purofilin. Serginho, ex “So pra contrariar”,  ahora está en Minas Gerais; y yo  leo nada menos que “Brasil. Un país de futuro” de Stefan Zweig; uno de mis escritores predilectos desde mi mocedad. Por coincidencia, estoy finalizando el capítulo dedicado a las extintas ciudades del oro.

Pero no hubo público en este concierto de Julio Cortázar Songs. Ya nos habían advertido que un día 30 de Junio, el último antes de partir de vacaciones,  era pésimo para programarlo. Y en aquel amplio edificio, con un teatro forrado con madera,  donde todo suena cálido y se siente la energía de los actores , llegamos a la conclusión de que todo en la vida tiene su descanso.

No obstante, nos sirvió para ensayar, tomar fotos; grabar y volver sobre la tecnología a la que dominamos cada vez mejor, mi asistente Gerardo y yo. Cada representación es un encuentro con el autor, con la poesía, conmigo misma soltando música, expresando de modo distinto emociones que son únicas. Llego a la conclusión de que amo este proyecto y le entrego lo mejor de mí. Me escucho y veo cómo perfeccionar esa conjunción de elementos que terminan siendo una canción.

Mientras estábamos recogiendo los elementos de sonido, tras las 8 canciones que interpreté como si hubiéramos estado en un gran teatro abarrotado de personas, llegaron dos seguidores de Julio Cortázar Songs, uno de ellos es Jaime Fiuza. Asombrados porque les despistó un anuncio donde decía que el concierto recién empezaría a las 8pm.

Conocieron el proyecto cuando lo estrenamos por 2014 en  la Biblioteca de Los Tilos, en el Concello de Teo. Ellos ya tienen el disco, y para compensarlos  les regalamos una chapita con las imágenes de Iván Suárez  que  creó especialmente para Julio Cortázar Songs.

Jaime Fiuza es fotógrafo y traía su cámara. Entre risas posé para él, y quedamos para el próximo concierto que será en el CSC Santa Marta,  el 7 de Julio, Día de San Fermín y cumpleaños 75 de mi padre.

 

Minientrada
0

Emocionante ver  antes de comenzar,  el clip animado de la canción “Blues for Maggie”, de Julio Cortázar .

Los presentes, sentados en las cómodas butacas del Centro de día de la Cocina económica de Compostela, pudieron ver cómo la dulce voz de una cantante se deslizaba entre los avatares del protagonista de la historia. Una historia circular, pues el propio narrador se ha convertido en personaje de tanto acertarlo.

Todo muy propio de Julio Cortázar, el autor de “Historias de Cronopios y de famas”.

El animado es propiamente   un boceto realizado por un equipo argentino dirigido por el talentoso Tim (Javier Timossi), quien  aún no ha sido  aprobado para su comercialización, pero sin dudas tiene enormes posibilidades comunicativas.

Gracias a las imágenes del ilustrador argentino Rep, la animación de Tim, y las Cortázar Songs de Jamila Purofilin,  tenemos un Cortázar que nos incita a leerlo y disfrutarlo desde “otro lado”.

¡Sálvalo, mamita!

Se trataba del  último día de actividades  en el “Centro de día”, que aunque continuará funcionando  como cocina durante los meses de verano, pone pausa al  resto  de sus actividades culturales.

Comencé explicando  que la célebre “Guajira guantanamera” de Joseíto Fernández,  -gracias a los poetas del “Grupo Orígenes”,  lleva versos de José Martí, y esto ha permitido que el mundo entero y los cubanos de todas las generaciones no hayan olvidado los Versos sencillos del Apóstol. También dije que gracias a la SGAE y su iniciativa; la música de los autores más anónimos, está llegando a quienes más lo necesitan.

Di paso entonces al   recital de “Cortázar poeta”,  de quien  fui enunciando datos biográficos para que el auditorio  se ubicara e incitara hacia   la  búsqueda de  sus novelas, cuentos y poemas.

Sonaba muy bien todo. Transeúntes que iban por el empedrado compostelano  se quedaban escuchando afuera.  La atención más el silencio,  son el mayor estímulo para una intérprete que pone el corazón en lo que hace. También lo es, que “El Correo gallego” haya enviado a unos de sus fotógrafos (Arxina), para dejar testimonio de una gira singular como “Julio Cortázar Songs” en SGAE Actúa.

Creo que los sentidos atentos  de los asiduos al Centro de día, expresaron  su agradable sorpresa ante  un programa que algún especialista al uso, no hubiera considerado  idóneo. Hablamos sin complejo de poesía, de imágenes, de geografías. ¿Y por qué no? ¡Abajo el paternalismo !

Pero repito; este público nuevamente nos pone en la disyuntiva de a dónde llevar nuestras canciones de autor.

El trayecto por los 8 poema estuvo aderezado por “Sabor a mi”, porque siendo cubana aquella tarde soleada nos llevaba hacia El Bolero.  Así  fue cómo cantamos juntos el gran tema del autor mexicano Álvaro Carrillo.

¡Qué cómodos nos sentíamos, como en casa!

Al final, dimos  las gracias a los organizadores, -a Nazaret especialmente, tan atenta a todos los detalles. A los que asistieron (entre ellos había monjitas entusiastas)  y me esperaron para felicitarme a la salida. Un  representante del público utilizó el micrófono para agradecer la presencia de Jamila Purofilin en la célebre Cocina económica, y hubo de nuevo aplausos.

Como agasallo, -porque en estos lugares siempre hubo un regalo por parte del público, nos invitaron a pasar  un día a comer  por La cocina, y de paso  ver las obras de restauración con que se ha beneficiado el antiguo inmueble. El lugar donde mejor se come en Compostela, y lo digo con conocimiento de causa.

Imagen
0

San Fermín en Santa Marta. SGAE Actúa.

 

Hoy 7 de Julio, ha tenido lugar el último concierto de Julio Cortázar Songs en los Centros socioculturales de Compostela, dentro del ciclo SGAE Actúa. El teatro del C.S. Cultural Santa Marta, uno de los más nuevos y mejor equipados, con un diseño perfecto y una acústica envidiable; sirvió de marco para que Jamila Purofilin interpretara sus canciones de Julio Cortázar.

Los medios de comunicación digitales del Concello de Santiago, así como los periódicos El Correo gallego y La voz de Galicia, se hicieron eco en sus agendas; lo que permitió que contásemos con un pequeño público ( 15 personas) que nos eligió dentro de la multifacética programación de un día como San Fermín, pistoletazo de salida de cada verano.

Las condiciones creadas para la ocasión fueron las mejores con diferencia. El acústico en un espacio así, permitió que los asistentes, -la mayoría mujeres de diferentes edades; se conectaran con la esencia de la lírica en su versión más pura.

Sentí  los aplausos más dilatados y enérgicos de toda mi carrera (-ya son 20 años) al final de cada canción, y el silencio se convirtió en un objeto entre las imágenes que nos iban provocando a cada instante.

El tiempo, ese enigmático personaje que en la novela “El perseguidor” es el verdadero protagonista, se me escapaba. Qué envidia no poder ocupar una de las cómodas butacas rojas de la platea y disfrutar de la palabra echa canción atravesando todo un cuerpo, recreando épocas, situaciones diversas, emociones disímiles que iban desde el amor ingenuo de “Cinco últimos poemas para Cris”, hasta la hecatombe creada en  Los amantes”: …Todo se desordena a través de ellos, todo encuentra su cifra escamoteada.

También dio para leer, leer al poeta desnudo de “Pameos y meopas”, y ver cómo la música intrínseca es una aliado incondicional del verso. Era difícil alcanzar de un solo intento el caudal abarcado por Cortázar en una frase, capaz de en su poema “Notre-Dame la nuit”  describir desde la manera más inusual y elíptica, todas las situaciones que implican un cortejo amoroso no correspondido.

Imagino que después de escuchar las canciones de Julio Cortázar Songs, habrá por parte de los presentes una búsqueda de alguna voz poética conocida, un reencuentro con la poesía, o quién sabe y esto sería maravilloso, con el mismo Don Julio.

Fue también estimulante que las propias organizadoras del evento, la coordinadora del centro Santa Marta y la de los Centros socioculturales; pudieran constatar por ellas mismas como público, el resultado de su apuesta al programar nuestro espectáculo.

Agradecimos públicamente a la SGAE y su fundación por esta iniciativa de llevar nuestra voz a lugares donde ha sido tan bien recibido: con atención, respeto, sin prejuicios  y con gran receptividad.

Cálidos los aplausos y saludos personales de despedidas. Al final, la “Guajira guantanamera” de Joseíto Fernández con versos del Apóstol de Cuba José Martí. Para confirmar que la música y la poesía hecha canción nos ha permitido a lo largo de los tiempos no olvidar, y enaltecer el legado de las mejores voces de nuestra lírica hispano americana.

 

Imagen
0

Centro de menores, Camina en A Coruña. SGAE Actúa.

Cualquier día puede comenzar nublado, incluso con esa sensación de frío penetrante; y al cabo de unas horas transformarse en uno soleado de verano. Los verdes del camino resplandecen salpicados por las tantas flores que la primavera trajo.

Así sucedió hoy en el Centro para menores “Camina”, en A Coruña;  y creo que el concierto Julio Cortázar Songs determinó que nuestra percepción de un día que iba para  gris, se modificara.

Ya desde la semana ante pasada, cuando conocimos el lugar y hablamos con la encargada de actividades, pudimos ilusionarnos con que los chicos, -como les llaman ellos a los adolescentes y jóvenes con problemas de conducta que residen allí; se conectarían con las canciones de un tal Julio Cortázar, interpretadas por Jamila Purofilin; a quien tampoco conocían.

En la entrada del edificio donde viven, un mural realizado por ellos, nada menos que una réplica de El  Guernica de Pablo Picasso, y algunos cuadros naif con colores intensos, hacían de ese espacio  el lugar idóneo para que poesía y música se unieran a las imágenes.

Volví a sentir la emoción de cantar para conmover al otro, para mostrarle mi modo de ver el mundo, mis deseos de que este mundo sea menos duro para todos nosotros. Y ellos me devolvieron con sus silencios, su expectación, sus gestos mínimos y también palmas y aplausos, esa comunicación que dibuja un cuento particular, durante la sesión de unos 40 minutos.

A la vez, poderlos invitar a cantar; uno de ellos solícito interpretó a cappella una bachata que hablaba de desamor y amor a la vez. Luego vino aquella canción de Antonio Flores  en la voz dulce y colorida de una chica decidida, acompañada a la guitarra por unos acordes mínimos llenos de sentimiento.

Agradezco a la Fundación SGAE esta magnífica idea, a los anfitriones que con total delicadeza y tino prepararon las condiciones para que ese público joven nos recibiera y disfrutara con las mejores condiciones de que disponíamos de un recital fuera de lo habitual, pero no por ello menos cálido y estimulante.

Al final, cuando canté La Patria y les dije que soy de un pueblo llamado Seiba del Agua; situado en Artemisa, Cuba. Aproveché el estribillo para estimularlos en su nuevo camino: “porque el ayer es nunca y el mañana, mañana”, como dijera Cortázar.

Imagen
0

En Lavacolla, con las mujeres del rural gallego. Gira SGAE Actúa.

 

En vísperas de la Fiesta de San Juan ofrecimos un concierto a las seis de la tarde para mujeres del rural gallego  en Lavacolla (SCQ), parroquia que da nombre al aeropuerto internacional de Santiago de Compostela.  También, la entrada histórica para los peregrinos del Camino Francés.

Después de atravesar explanadas donde los grelos, las acelgas y coles seden su puesto al maíz que en esta zona indica la llegada del verano, entramos en una casa (Sede del Centro socio cultural de Lavacolla) destinada a que las mujeres campesinas  de la comarca puedan hacer lo que les plazca. No lo que les está mandado por tradición, no como antes cuando los lavadeiros eran el único lugar donde podían ser ellas mismas.

Aquí dibujan, -y cómo lo hacen estas artesanas artistas, conversan, leen, planifican el mundo a su imagen y semejanza; y están organizando una Asociación cultural femenina para dar rienda suelta a sus sueños espirituales.

No fueron todas las que asistieron a la invitación del Concello de Santiago quien  les preparó un concierto a su medida, pues preparaban la festividad de San Juan. El espectáculo consistía en canciones creadas  a partir de poemas de Julio Cortazar, un eminente narrador argentino para ellas desconocido.

Qué lindo fue poderlo presentar, como a un nuevo amigo.

Cuando les conté que la canción “Aftermath” (Secuela, consecuencias); había nacido en una romería de Poulo, una aldea de Ordes, no se asombraron. Ellas saben que viven en un lugar lleno de magia, que cualquier situación por inesperada que sea, puede suceder para bien o para mal.

“Bolero”, Yo tuve un hermano”, Cinco últimos poemas para Cris” (que hizo erizar a María, una de las jóvenes coordinadoras); junto con  las imágenes de Iván Suárez que ilustran el proyecto Julio Cortázar Songs, crearon un diálogo sugerente.

Apreciada tarde estival, donde terminamos añorando un fado (Y qué coincidencia que en el libro póstumo “Papeles inesperados” el autor publicó un poema dedicado al género portugués). Luego un regalo para mí: un jabón perfumado, dibujado a la antigua usanza por ellas, me hizo recordar el misteriosos chivorrover de mi abuela Mercedes López, a quien le dediqué una canción aún inédita titulada “La siesta del final”.

Insisto en que la música debe llegar a estos lugares remotos. Los autores y autoras, los creadores y creadoras nos nutrimos más, encontramos que  el público se encuentra en estos espacios donde recibimos otro tipo de respuesta,  acaso por ser insospechada.

Viela.

//Julio Cortázar.

Por qué una vieja canción cantada por cualquiera

que tenga en la garganta como una sal de tiempo

y esa manera de decir que es siempre despedida o conjuro,

ha de llenarme el pecho con humo de desgracia,

entrarme a la región de la más dulce remembranza,

viendo caer uno a uno los muñecos del presente,

abrirse puertas en mitad de las paredes que aprisionan el día,

cortar los lazos verdes que me fijan a mi nombre y a mis ritos.

Oh fado, canto inútil, sortilegio inútil,

operación de un orden en que alientan los sueños, las estatuas,

las plazas por la noche, las bebidas más blancas, las mujeres,

el cigarro clavado entre los labios, la renuncia al mañana, el vómito final

que nos lava de esa verdad demasiado frágil,

nos devuelve a una cama donde esperan atentas las hermanas de la misericordia,

los agentes de la honradez y el pundonor,

los aliados del poder judicial de cada día dánoslo hoy,

buen muchacho, trabaja que es un gusto.

Imagen
0

Julio Cortázar songs en Aspanaes. SGAE Actúa.

 

Comenzamos las presentaciones de Julio Cortázar Songs dentro del Ciclo SGAE Actúa. Una serie de 9 conciertos patrocinados por la Fundación SGAE, después de un proceso de selección para socios que quisiéramos interpretar nuestra música en lugares no habituales, para públicos diferentes.

A mí me tocó en AspanaesServicio de Atención diurna terapéutica, al que acuden personas adultas con trastornos del espectro autista, donde desarrollan actividades relacionadas con la inclusión en la comunidad, el ocio, la estimulación cognitiva o la musicoterapia.

Nunca percibí hasta ahora, -durante mis 20 años de música sobre los escenarios; que se me dispensara igual atención. Sentía cómo en la medida que cantaba las canciones del repertorio de Julio Cortázar, se dejaban llevar, se iban conectando, escuchaban atentamente sin prejuicio alguno.

Eso noté, no había pre-concepto,  y se les veía felices en sus gestos, acciones físicas que iban desde aplaudir en cualquier momento, emitir pequeños sonidos,  o salir a bailar como lo hicieron con el tema “Bolero”.

Evidencié  que  les gustaba el sonido de la guitarra, conectaban con las intrépidas armonías del filin, y las imágenes de los poemas de Julio Cortázar hechos canción, les estimulaban al punto de terminar cada una con un rotundo aplauso.

Para mi asombro, se dejaron arrullar por “Los amantes”, y se les veía amacarse, mirarse por   sobre las imágenes que vislumbraban. Me deleité susurrándoles:  “el tigre es un jardín que juega”, entre otros versos.

Para finalizar, terminamos bailando con “La  guajira Guantanamera”. Para sus profesores, -los cuidadores que los conocen como nadie y se les nota el candor del alma; fue una mañana espléndida. El sol se iba filtrando por las ventanas y junto con él se entregaron a las danzas, hubo muchas risas, libertad en un concierto que en otras ocasiones y por otros públicos ha sido tomado como un hecho demasiado “intelectual”, en el peor sentido.

Percibí sensibilidad musical, en el  sentido exacto de la palabra. Ellos comprendían y disfrutaban el todo: la cantante con su voz, la guitarra con su melodía y su ritmo, y escucharon  atentamente esa conjunción.

No por gusto Julio Cortázar eligió un manicomio como el escenario final de su novela Rayuela. Lo contrapuso con todo respeto y sentido del humor con la realidad maniatada de afuera. Le hizo un homenaje a Don Ceferino Piriz, -quien quería cambiar el mundo. Cortázar  construyó una gran ventana final, desde donde Horacio Oliveira miraba a Talita y jugaba a la rayuela tirándole puchos de cigarrillo y nunca sabremos si jugándose él también la vida.

0

Lucas prepara su fiesta de bienvenida.

Inspirado en  “Un tal Lucas” de Julio Cortázar. Texto Apócrifo.

Lucas ha llegado días atrás a Buenos Aires y siente una inmensa necesidad de hacerlo saber. Nada mejor que invitar uno por uno a sus amigos a la casa familiar en Villa del parque (c/Artigas 3246. Piso 3º Dpto 7. Barrio Agronomía)  Es primavera, todo florece y en la plaza hay rayuelas coloridas, conciertos bajo las estrellas en su honor, y hasta una cafetería con el nombre de su novela, que aparece en la telenovela Pol-ka de moda: Silencios de familia.  Luego de consultar a Dante, -el vecino de arriba, quien siempre le permitió ensayar con la trompeta en la terraza, se dispone a reunir a sus íntimos en una ocasión significativa de ahora en más, porque aunque en la casa que fue de Herminia Descotte, él y Ofelia ‘Memé’ Cortázar , -apenas queda su amada biblioteca; piensa que llenarla con las canciones de la cubana Jamila Purofilin, acompañada por  Pablo Fauaz, es una magnífica idea. Las “Cortázar songs, son nueve poemas escritos por Lucas. Menudo regalo para sus invitados, quienes concordarán por fin que además de poeta, es músico. Como Lucas está muy admirado con su presencia en redes sociales como Facebook, piensa que sería bueno trasmitir el conciertillo en vivo, -eso si todos sus amigos están por la labor. Lucas y Nelly Schmalko, -una socióloga churrísima que ha mantenido el inmueble en inmejorables condiciones, están preparando un menú de rechupete. Hará honor a sus querencias mendocinas con buenas empanadas y un vino de los que a él tanto le gustan, -de los que asientan la proteína. Como los amigos de Lucas son casi todos cronopios, -al menos a tiempo parcial, a nadie extrañará que amanezcan descargando abolerados, y tangos como “Esta noche me emborracho”.

Día: Jueves 20 de Octubre 2016.

Hora: 21hs.

Dirección: c/Artigas 3246. Piso 3º Dpto 7. Barrio Agronomía.

*Confirmar presencia a este email: purofilin@hotmail.es

 

Rechiflado en mi tristeza.

Te evoco y veo que has sido

en mi pobre vida paria

una buena biblioteca.

Te quedaste allá,

en Villa del Parque,

con Thomas Mann y Roberto Arlt y Dickson Carr,

con casi todas las novelas de Colette,

Rosamond Lehmann, Charles Morgan, Nigel Balchin,

Elías Castelnuovo y la edición

tan perfumada del pequeño

amarillo Larousse Ilustrado,

donde por suerte todavía

no había entrado mi nombre.

También se me quedó un tintero

con un busto de Cómodo,

emperador romano

cuya influencia en las letras

nunca me pareció excesiva.

Julio Cortázar

(Rechiflado en mi tristeza)

Nairobi, 1976.